viernes, 2 de septiembre de 2016

CÓMO PINTAR UN MANDALA SOBRE PIEDRA

Hola, hoy vengo a hablaros sobre los madanlas, son círculos dibujados dentro de otros círculos pero están hechos como tal, sino que se realizan, usando otros símbolos: hojas, círculos, semicírculos, triángulos…, de forma que se vea que es un círculo sin serlo, y este tipo de dibujos sirven para la meditación, la relajación, la concentración, etc.

Empezaremos limpiando la piedra, esto se realizará con agua y jabón, jajaja le daremos un baño de espumita, se aclara bien la piedra y se deja secar, yo por lo general dejo que se deje durante toda la noche dentro de casa, claro, porque si la dejamos fuera puede correr el riesgo que se vuelva a ensuciar con el polvo del ambiente.

Pintamos la piedra en color blanco, este mandala lo pintaré en blanco y negro.


Suelo tener una idea preconcebida de cómo será el mandala, he dibujado alguno que otro en papel, pero nunca lo había hecho en piedra, prefiero pintar animales o personas. O si no os viene la inspiración, siempre podéis consultar en san google, en los diferentes medios que hay para tomar ideas, como puede ser Pinterest o Instagram.

Seguidamente dibujamos los círculos, con un compás, claro está, mi mano no es tan hábil como para hacer círculos perfectos., fijaos que he dibujado unos más separados que otros. Como soy muy bruta, he pintado las figuras del mandala sin tener una rejilla para guiarme y así que pudiera salir perfecto, es decir del centro mismo debería de haber pintado radios exactamente iguales para que me hubiera quedado digno de un Oscar, pero no lo hice, vosotros podéis escoger esa opción o no, yo no la escogí.

Después empezamos a dibujar el diseño que deseo plasmar en la piedra, me gustan las formas tipo pétalo, y a vosotros??


Dibujamos pétalos de diferentes formas y tamaños.


También, he optado por figuras triangulares, eso cada cual ha de dibujar lo que le salga de adentro, no hay nada preestablecido, así que podéis dar rienda suelta a vuestra imaginación.


Con pintura negra y un pincel liner empezamos a pintar las líneas que hicimos previamente empezando por el centro hacia el exterior, y además rellenamos los huecos que vemos que queden muy espaciados.


Seguimos pintando más pétalos y rellenando a gusto.


Pintamos las formas triangulares y hacemos un relleno en forma de "i".


Ahora pintamos unos pétalos con forma de corchete.


Y rellenamos los semicírculos de líneas horizontales y los corchetes con líneas verticales, seguimos pintando semicírculos y rellenando aquí y allá.


Terminamos toda la piedra, sí, ya sé que los mandalas empiezan con forma de círculo y terminan con forma de círculo, pero como no encontré una piedra circular completamente, y creo que no la encuentre nunca de forma natural, he decidido terminar la piedra hasta el final, ahí viene la originalidad de un trabajo, que lo puedes terminar como más te guste.


Como podéis ver en la fotografía anterior, se ven las líneas del dibujo o borrador que he realizado, así que las borramos con una goma de borrar, de las que usamos en el día a día cuando escribimos en lápiz.

Como toque final personal le hacemos unas sombras para que no se vea tan plano el mandala, con un poquito de negro diluido en agua, a punto tinta, como se le llama, pintamos la zona interior de todos los “círculos” obteniendo un mandala 3D, empiezo por el centro y voy pintando cada rinconcito.


Casi acabando las sombras…


Trabajo terminado.


Aquí está el resultado:


Nota: si os dais cuenta del dibujo realizado a lápiz al final lo he variado un poquito porque no me gustaba tanto triángulo.

Otra opción a esta y que os será más fácil es en lugar de pintar con pincel lo podéis hacer con rotuladores, pero cuidadín con la sombra, si la hacéis con pintura porque hay rotuladores que se dispersa con el agua, se deberá usar un rotulador especial para madera o para ropa.

Os a gustado??, si es así déjame un comentario o dale a favorito, gracias…

Un abrazo,