viernes, 8 de julio de 2016

PIEDRAS PINTADAS con personas

Aiinns casi me olvido de hacer esta entrada.



Tengo las neuronas achicharradas con tanta calor, la verdad es que lo que menos me apetece, ahora mismo es estar aquí delante escribiendo, los dedos no me responden, los tengo hinchados por el calor y quiero estar en la piscina tomando un bañito refrescante, de esos que cuando te zambulles, piensas… puajjj que calor hace allí afuera y yo aquí tan fresquita.



Luego saldría y me tomaría un refresco bien, bien helado, de esos que ves por la televisión que el agua resbala por los laterales del vaso y dentro del mismo ves las burbujas subiendo y bajando, bueno en realidad, eso no da tiempo a verlo, y la boca se te hace agua, como cuando se exprime un limón, ya estoy notando el olor, noto hasta su sabor y hasta siento la mano fría cuando agarro ese vaso que me acaba de poner el camarero….



Ehh, Susana, despierta… Que ha pasado, estaba dejando volar mi imaginación.

Haciendo divagaciones, no entiendo porque, durante muchos años, a la hora de dibujar, quería que mis dibujos parecieran lo más reales posibles y por más que lo intentaba no había manera, creo que era por la falta de práctica, insistía e insistía y los dibujos siempre parecían dibujos hechos de niños de 10 años, ¿os habéis dado cuenta alguna vez?

Investigando por esta maravilla que es internet, he aprendido a ser más paciente a la hora de dibujar, a saber dividir una cara por partes, a dibujar un poco por aquí y otro poco por allá, se ve que esto ayuda al cerebro a que no se concentre demasiado en una misma zona y cosas que antes no sabía, como por ejemplo que con pintura acrílica es mejor pintar primero el fondo y después el primer plano.

Bueno aquí os dejo mi trabajo referente a piedras pintadas, esta vez os traigo miniyomismos, espero que os gusten.
 







Un abrazo y feliz finde,